Si algo caracteriza a los FHN, es el alto grado de desconocimiento que la mayoría de la población tiene de ellos y de las funciones que realizan, de hecho, rara vez se ven referencias a dichos cuerpos, tanto en el plano mas formal, como en el puramente informal.
Los que formamos parte de este colectivo, vemos como en no pocas ocasiones, la propia nomenclatura ya conduce a error a quien no nos conoce (mayoría), así secretario se relaciona con labores de propias de puestos de colaboración, interventor se confunde a menudo con empleo de banca etc….

Ejemplos de las poco frecuentes citas podrían ser:

– En el plano mas formal:

Actualizado 28/04/2017 16:04:41 +00:00 CET El Gobierno refuerza el papel de los interventores en los ayuntamientos para mejorar el control económico
MADRID, 28 Abr. (EUROPA PRESS)

Esta noticia se hace reflejo de las declaraciones hechas por e Gobierno de la nación, como consecuencia de haberse detectado la complicada situación de numerosas Corporaciones Locales, y que en la actualidad, en términos generales, se va superando.

  • En el plano informal, el genial Forges, caricaturiza al interventor local en esta simpática viñeta:

 

 

El hecho de que se trate de cuerpos que pasan desapercibidos para el gran público, no es óbice para que sean elementos clave en la organización de los mas de 8.000 entidades locales que hay en España, de hecho muchas de sus funciones son reservadas a estos, y no a otros funcionarios, lo que no deja de ser un reconocimiento a tan poco conocido cuerpo funcionarial. El Real Decreto 128/2018 manifiesta en su preámbulo que uno de sus objetivos es el de reforzar y clarificar las funciones reservadas a los funcionarios de la Administración Local con Habilitación de Carácter Nacional.

Pues bien, pese al relevante papel que les otorga el legislador, y pese a la simpática cita de Forges, seguimos siendo en lineas generales un cuerpo funcionarial bien desconocido, dando como consecuencia una afluencia de opositores muy moderada a las convocatorias que se publican.

Entonces…¿Son mas fáciles de aprobar estas, que otras oposiciones del grupo A1?

La respuesta no puede ser taxativa, pero una cosa si es cierta, en las últimas convocatorias, se queda lejos a cubrir al totalidad de las plazas ofertadas.

Entonces es fácil, con un aprobado “rascado” entro en el cuerpo…. Efectivamente, con la superación de las pruebas teóricas y prácticas, en los últimos años se obtiene plaza, pero…ese aprobado, no nos engañemos, no es fácil, si hay funciones relevantes que se reservan a estos cuerpos, debe haber garantías de que dichas funciones se ejerzan con solvencia, por lo que el nivel de exigencia va en consonancia, el 5 basta, pero hay que pelearlo.

El hecho, es que el nivel exigido para aprobar,es mas bien alto, pero hasta la fecha, no se está dependiendo del nivel del resto de opositores para pasar el corte, y obtener la ansiada plaza, lo que supone una gran ventaja, y es que de entrada podemos prever con bastante facilidad que nivel de preparación se necesita para aprobar.

La segunda consecuencia relevante, es que dichas plazas no cubiertas, están dando lugar a vacantes reales en los Ayuntamientos, que tienen que ser cubiertas en muchas ocasiones por funcionarios interinos, con procesos de selección no tan exigentes.
Esta segunda vía de acceso, no permite consolidar la plaza que se ocupa, pero es una mas que interesante forma de acumular experiencia en este tipo de puestos de trabajo, de forma que no pocos de los que hoy son secretarios, interventores y tesoreros de carrera, en su día comenzaron como interinos en algún Ayuntamiento.

La tercera consecuencia es la movilidad que genera: La “escasez” de funcionarios de carrera que se da con el actual sistema, les permite tener una movilidad importante, tildada por algunos sectores de excesiva.

En fechas no muy lejanas, se adoptaron medidas tendentes a limitar lo que se consideraba un abuso en la movilidad, que se da en este cuerpo, limitándola a golpe de decreto.

Considero que esto es un error, y que actualmente se ha emprendido el camino adecuado para dar mayor estabilidad ay continuidad a las coberturas de estas plazas, si hay un exceso de movilidad, el problema no es el marco normativo regulador, ni la dificultad de las oposiciones (otras con mayor dificultad no tienen estos problemas), el problema no es sinó el exceso de vacantes y pocos aspirantes a cubrirlas.
Lo primero que podemos afirmar, es que sin opositores no hay plazas cubiertas, ahí tenemos la raíz del problema.

Ahora por fin, la propia administración ha anunciado una campaña de captación de talento, de forma que se dará a conocer esta interesante opción a los jóvenes que se plantean iniciarse en el mundo de las oposiciones.